Tips básicos de un consumidor consciente:

¿Tenemos acceso como consumidores a toda esta información? Sí y no. La mayoria de empresas no nos dan esta necesaria información o si la dan es poca clara, lo imposibilita hacer un consumo responsable y consciente.

Por eso a continuación algunos tips para ser un consumidor consciente:

1 – Leer la composición del producto: Mirar los ingredientes, materiales… Priorizo y presto atención a que no tenga, contenga ni esté envuelto en plástico y que los ingredientes sean los mínimos posibles, conocidos y naturales.

2 – Intentar averiguar qué tipo de empresa hay tras el producto. No hablo de meternos en su página web únicamente, si no en sus redes sociales, en los foros, buscar críticas y comentarios, políticas y valores de la empresa. Con esto tendremos una idea del tipo de empresa a la que compramos.

3 – Intentar descubrir el proceso de producción de la empresa. ¿Tienen en cuenta criterios de ahorro energético? ¿Testan en animales? ¿cuánto contaminan? Digo intentar ya que no es fácil adquirir esta información, por lo que será más fácil encontrar empresas que anuncien este tipo de información apostando por la transparencia.

4 – Ver el origen del producto. Esto nos sirve para saber la cercanía del producto. Si puedo aportar mi grano de arena comprando algo que viene de mi ciudad, favorecerá a alguien cercano a mí. También disminuye la huella ecológica por tener un transporte corto. Algunas empresas ponen en el etiquetado el lugar de envasado, que no tiene porqué coincidir con el lugar de origen del producto.

5 – Preguntar a la empresa. Es otra opción a valorar, darles un voto de confianza para conocer su respuesta, siempre y cuando haya pasado un filtro, no querría llamar a todas las empresas que venden el mismo tipo de producto.

Suscríbete al blog

Ingresa tu email para recibir los últimos posts y novedades!

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No Comments Yet.